Renuncia a tu luz para brillar.

Los trabajadores de la luz, como bien nuestro nombre lo dice, somos seres que tenemos una gran tendencia a buscar iluminar el mundo con nuestras acciones. Y la lucha que se libra en nosotros es grande, entre nuestra sombra y nuestra luz, queriendo ayudar al mundo antes que ayudarnos a nosotros mismos. Teniendo muchas veces una obsesión por ayudar, y ahí es justo lo que nos impide ser lo que podemos ser. 
Hay que recordar que no se puede ayudar al mundo, cuando uno se encuentra herido o lastimado.

Es muy desgastante querer iluminar a todos, querer ser el comandante de todas las acciones de sanación del mundo, buscar hacer que los demás hagan lo que uno quiere, o incluso querer hacer que las cosas salgan como tu quieres. Eso no solo genera mucho sufrimiento, sino que además nos aleja de nuestro verdadero propósito, ser amor. 
Me pasaba muy seguido, que invadía en mi un enorme nerviosismo y duda, sobre mi trabajo de luz. Quería hacer las cosas perfectas, lo que generaba en mi toda esa desconfianza. Pues en el fondo quería ser reconocido, aceptado, y que me agradecieran por el bien que hacía a los demás. Pero la razón principal por la que lo hacía era para mi, no para los demás. 
Es decir, quería ayudar, pero lo estaba haciendo para llenarme de satisfacción, no realmente para ser util. Y no es que no lo fuera, quizás en muchas ocasiones fui útil a los demás, pero no estaba poniendo el amor, y mucho menos que la luz divina hiciera en mi su voluntad. 
Ahí esta el secreto, no es buscar que sea tu luz la que surja, sino la luz divina. 
Ahora, cada vez que escribo, coacheo, doy clases, le pido al espíritu que me dirija. Le entrego cualquier expectativa, preocupación y le encargo el resultado. Con esto renuncio a mi voluntad y me alineo con la voluntad divina. 
Ya no estoy esperando ningún resultado, ya no soy yo el que hace las cosas, es el espíritu al que le permito hacer de las suyas. Con eso garantizo que todo salga bien. Me centro en la paz interior, y eso hace que el brillo de la luz divina, ilumine mi ser. 
Debo de reconocer que aveces me pasa que caigo en la ansiedad o duda de que tan bien o no pueden salir las cosas. Al fin de cuentas, tengo ego, y su función es recordarnos no bajar la guardia. Así que cuando eso sucede, me detengo un momento, respiro profundo y le rezo al cielo para entregarle mis dudas y ponerme en disposición de ser su canal. 
No hay luz más elevada que la de Dios, así que permitirnos fluir en su luz y en su sabiduría es una enorme garantía de cumplir tu propósito. Su luz dirige, por lo que podemos dejar de preocuparnos y confiar en que brillamos al fluir en su amor. 

Si en alguno momento tienes alguna duda, solo pregunta, como puedo servir de mejor manera al universo? 

Namaste. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.