Llorar podría ser la clave.

Siempre he sido una persona sentimental, lo cual ha implicado que en muchas ocasiones mi fuerte capacidad de sentir me haga tener ganas de llorar. Por mucho tiempo, -ya sea por las costumbres sociales o simplemente porque nadie me enseño que no tenía nada de malo- cuando me daban ganas, simplemente bloqueaba la emoción. Que iba a saber yo que ahí había un gran don mío.

Sentir es una gran manera de conectarse con la vida, y al conectarse con ella te conectas con lo más elevado, que muchos llamamos Dios.

La cuestión era que yo pensaba que era un defecto mío, el de ser “lloron”, y eso hacia que yo buscara bloquear ese sentir, e incluso avergonzarme, pensaba que estaba yo defectuoso, podría decir que incluso me deprimía.

¡Todo esto no fue más que un gran aprendizaje!

Cuando empece a ver por que estaba esa sensibilidad en mi, y para que servía. ¡Todo cambió! Empecé a valorar mi sensibilidad, empecé a darme cuenta que lo que yo sentía a traves de mis sentidos ampliaba mi percepción, y eso me hacia saber más de lo que mi otros sentidos me mostraban.

Justamente ahí esta la lección, cuando aceptas todo lo que hay en tu vida, empiezas a liberar tu máximo esplendor. ¡Yo creía que un gran don mío, era un defecto! Era todo lo contrarío. Lo único que estaba yo haciendo era bloquear mis capacidades.

Como trabajador de la luz, la confianza en ti es básica. No se puede enseñar algo que no se ha aprendido. Y muchas veces te puedes enfrentar a retos que si no estas con los pies muy firmes en el piso, te puedes caer y lastimar.

Hoy en día, me permito sentir todo lo que haya que sentir, y eso me hace sentir muy pleno. He aprendido a identificar cuando las emociones no son mías, sino de los demás o incluso del ambiente. Al permitirle este flujo, permito que la alegría de la vida fluya a través de mi, al bloquear retengo y absorbo la energía.

Por cierto, esto de lo que yo hablo de llama “clarisensibilidad”, y es uno de los canales de percepción psíquica, también descubrí que tengo “clariconocimiento” la habilidad de saber cosas, pero también existe la “clarividencia” que es poder ver y la “clariaudiencia” que implica escuchar.

Todos tenemos las 4, pero he visto que algunos tenemos mayor facilidad con unas que con otras, e incluso según la ocasión puedes recibir información de cualquier de las 4.

Esta capacidad de percibir, es básica para poder ser más feliz, sirviendo al universo, según te corresponda. Y como todo trabajador de la luz, esa es tu razón de ser más elevada.

¡Dios te bendice!

Como dar sin dar de más.

Una gran característica de todo trabajador de la luz es su vocación de servicio. Lo que yo llamo ser dador. Personas que tienen un predisposición para dar amor a los demás. Incluso para muchos puede ser hasta una obsesión esa necesidad de dar.

Incluso como trabajador de la luz, yo he notado como mi energía se potencializa cuando doy amor, sin esperar nada mas que servir al universo. En cambio si no doy mi energía se estanca y me siento como atorado y sin energías .

Pero la cuestión no es el hecho de dar, sino como damos. Pues al menos en esta realidad si damos de mas, de alguna manera nos estamos gastando nuestra propia energía. Así que como trabajador de la luz debemos encontrar nuestra manera para servir sin afectarnos y desgastarnos. Lo que a la postre se traduce en no servir como podríamos.

Si bien es una realidad es que los trabajadores de la luz, venimos a dar. Pero en esta vida, necesitamos primero darnos a nosotros mismos. Y en verdad servimos al universo cuando nos llenamos de tanto amor que logramos tener suficiente para dar a los demás.

No es quitarte el amor que necesitas para dar a los demás, sino darte tanto amor que eso hace que puedas tener mucho pero mucho mas. Eso es la práctica verdadera del amor incondicional. Nuestro camino absoluto como trabajadores de la luz.

Otra cosa importante es que estamos en una realidad dual, por lo que para poder estar en un correcto equilibrio, necesitamos dar y recibir.

A los trabajadores de la luz, comúnmente les cuesta recibir, pues en su esencia esta el dar, no el recibir. Pero aquí es muy importante aprender a recibir si se quiere vivir una vida plena.

Muchos nacen o desarrollan votos de pobreza o sufrimiento que les genera mucha dificultad para recibir. Así que primero deben romper esos votos para que las energías se equilibren y el potencial de servicio del trabajador de la luz se eleve.

Además, los trabajadores de la luz vienen a servir. Es decir a dar, eso significa que en alguna parte de su ser muchos les cuesta abrirse a recibir. Pues consideran que no lo merecen o simplemente que no tienen tiempo para disfrutar por que están una misión de dar.

En mi experiencia, al menos en este planeta, se necesita un equilibrio. Y se puede dar mas y de menor manera desde la abundancia que desde la pobreza. Aunque ese es el camino que cada trabajador de la luz debe escoger y construir. Desde donde da a los demás.

Es importante saber, que no todos las personas están en esa misma vibración. Muchos seres están en modo recibir, y pueden exprimir la energía del trabajador de la luz. Este creyendo que ayuda, realmente se esta desgastando.

Así que el respeto a tu ser es indispensable para poder servir como sabes que eres. Aprender a poner limites sanos y a primero darte amor para poder tener amor, es el camino para satisfacer eso que tu alma clama.

Namaste.

Cuando el camino de amor pareciera ser muy duro.

Yo como trabajador de la luz, tengo que reconocer algo. Sufro mucho con cuestiones de dar y recibir amor. Tengo tan claro el recuerdo de como es el amor incondicional, que me nublo al ahora de fluir en esta vida material.

Tengo mucho claro que mi esencia y la de todos es amor, pero ¿por que les cuesta tanto permitirse ser?

Quizás para mi, era imposible vivir con todo el fango con el que en esta vida me toco nacer, y que necesitaba remover para que mi ser brille a su máximo. Y estuve dispuesto a hacer mi tarea para lograr ser lo más luminoso posible.

Pero me frustro que muchas otras personas, por no decir la mayoría de las personas, no estén dispuestas a hacer su tarea. Como trabajador de la luz, veo muchísimo en todos su potencial luminoso, pero pareciera que ellos no lo ven o son incapaces de hacer lo necesario para manifestar su esencia.

Bueno al menos eso es lo que mi ego quiere que yo entienda.

La verdad espiritual es clara: cada quien viene aprender por si mismo, por eso cada quien tiene un ser superior y un propio sendero que caminar.

Así el entender y aceptar esto, ha representado para mi una relajación plena. No es mi responsabilidad cargar con la sanción de nadie más. Únicamente la mía. Esa es mi principal tarea.

Obvio, al hacerlo, de alguna manera tambien estamos ayudando a otros a sanar. Todos estamos conectados.

Pero como trabajador de la luz, es muy importante aprender a desapegarse del proceso de los demás. Cada quien camina por el sendero que quiere y necesita caminar.

La mejor forma de ayudar a otros es permitiendo que asuman la responsabilidad completa por su vida. Eso es en verdad ser amoroso.

Namaste.

Las misiones de la luz

Sin duda todas las personas que vivimos en esta realidad física, sin duda lo hacemos por amor. Y para lograr el amor necesitamos aprender. Pero en el caso de los trabajadores de la luz, necesitamos servir, para poder crecer.

Pero, hoy no quiero hablar exclusivamente de el servicio. Pero es importante tomar en cuenta que la energía y tu poder como trabajador de la luz se potencializar cuando sirves al amor universal.

El dilema nos lo topamos cuando empezamos nuestro desarrollo espiritual, que en mi experiencia no es otro mas que liberar los bloqueos de tu poder personal. Hay quien a esto le llama sanación. Yo he visto desde mi experiencia personal, que los trabajadores de la luz tenemos mucha sensibilidad y mucha claridad de el camino que debemos recorrer, gracias a nuestra intuición.

El fin de el trabajador de la luz es servir, pero ¿cómo puedo servir cuando tengo tantas cosas que me lo impiden? ¿Cómo puedo sustentar mi trabajo de luz? ¿Que debo hacer o hacia donde me debo dirigir?

Estas son solo algunas preguntas que al menos yo me hecho desde que recordé quien soy.

He visto que si te adelantas y quieres conocer el final de tu historia, no sólo no lo convoyes, sino que te desgastas y te frustras. Esta vida es sobre la experiencia, no sobre el objetivo a alcanzar. Es decir, lo importante en realidad es el camino y lo que acumula, mas que el destino. De hecho si me apuras el destino ya lo sabes, el regreso a casa, el regreso al amor.

El chiste es ir paso a paso, esto es como una especie de misión secreta. Cuando logras tu primer paso, se te revela el siguiente. No antes, no después. Yo he descubierto que esto es para que nos enfoquemos en el proceso.

Esta experiencia nos enseña paso por paso sin atajos. De alguna manera es la forma de que garanticemos llegar a lo que nuestra alma clama de la mejor manera.

¿Hacia dónde te dicta tu corazón que debes ir? Dirígete hacia ahí. Verás como todo fluye cuando sigues esas pautas. Y cuando sea el momento para dar otro paso, solito será. Todo ed perfecto, sobre todo cuando lo aceptas y permites que así sea. En ese preciso instante manifiestas tu verdadera esencia, la de ser amor.

La sensibilidad a la energía

Los trabajadores son especialmente sensibles a la energía, y esto tiene mucho que ver no solo con su misión de vida, sino también con las habilidades psíquicas que traen innatamente.

Curiosamente según el potencial de estas habilidades psíquicas, el ego será de ese tamaño o aún más grande. En mi experiencia personal, he visto que el ego es el maestro en esta realidad física. Pues el ego nos hace tener que limpiarnos e ir puliendo nuestros dones. Cuando lo hacemos desde el amor, un gran aprendizaje se integra a nuestra alma.

Si bien valdría la pena hablar de la importancia del trabajo personal para sanar cuestiones alojadas en el ego, las cuales impiden el florecer de las habilidades luminosas del ser. Hoy quiero hablar de algo más sencillo y que esta relacionado toda nuestra experiencia, casi en todo momento. La energía de los objetos.

La energía de los objetos, de las personas, y en general de todo lo que nos rodea, afecta de manera intensa a los trabajadores de la luz.

En la medida que los trabajadores de la luz van elevando su vibración, esto se vuelve todavía más critico.

El mejor ejemplo es con la alimentación. Un trabajador de la luz sin trabajo personal, puede consumir grandes cantidades de grasa, alcohol, cafeína y aparentemente no pasa nada. Pues no esta consiente de que sus habilidades están bloqueadas, así que no se da cuenta de lo que pasa con estas sustancias.

Pero por el contrario, en la medida que el trabajador de la luz avanza, se va volviendo menos tolerante a esas sustancias. Quizás incluso, le provoquen algún efecto extraño en su ser.

Lo importante es saber que como trabajador de la luz eres sensible, y que en esta realidad dual se necesita ser luz pero cuidando y protegiendo esa luz de las energías bajas que te pueden afectar. Según tu origen, podrías tener cierta resistencia a la protección, pues recuerdas que eres amor y que no tenías por que protegerte. Aquí es un poco diferente al coexistir vibraciones diferentes en un mismo espacio.

Yo he notado, que a pesar que ya no como carne, y prácticamente ningún producto de origen animal, a veces aún así la comida me puede caer no tan bien. Esto es por que la energía de los alimentos importa muchísimo. Normalmente prevengo esta situación bendiciendo y poniendo una intención luminosa a mis alimentos. Cuando puedo le pongo mis manos, y aveces he sentido como estos tienen una carga de energía densa, y voy viendo como va cambiando hasta ser luminosa.

Pero así como con los alimentos, también pasa con todos los objetos de tu alrededor, pueden absorber energías bajas de los demás o incluso tuyas (en esta realidad no conozco a nadie, por muy luminoso que sea que no tenga ego). Pero basta con simplemente bendecir o tener la intención de limpiar energéticamente las cosas.

Arcángel Miguel es un especialista en limpiar todo de energías bajas, y también para proteger a los trabajadores de la luz de la afectación de energías bajas.

El uso de inciensos, piedras, y muchas otras cosas también funciona, la cuestión es encontrar cual es la que mejor te hace sentir y puedes utilizar.

Cuando aprender a cuidar y elegir que tipo de energías entran a tu ser, y logras que las luminosas sean las que te nutren, tu ser resplandece y tu energía personal se potencializa. Ese es el poder de tu conciencia, elegir y darle la intención a tu vida y a todo lo que te rodea, al final de cuentas, como trabajador de la luz seguramente vienes a elevar la energía de este planeta. Yo se que así lo estas haciendo.

Namaste.

La gran diferencia en el camino.

Siempre me he preguntado, por que hay personas que tienen muchísimo conocimiento espiritual y su vida no marcha como la lógica diría. Y debo de reconocer que por mucho tiempo en mi vida eso me hizo no darle importancia a esos conocimientos por que consideraba que no funcionaban, pues lo que veía en otros.

Conforme fui avanzando en mi terapia personal con mi maestro, estudie el tema de los ángeles, y llego hasta mi una serie de conocimientos, me di cuenta de la sutil pero gran diferencia: la práctica.

Para poder tener una vida luminosa no se trata de cuanto sabes sino de que tanto actúas. Tengo muy presente a Robin Sharma diciendo algo mas o menos así: «en lugar de leer muchos libros espirituales, lee y practica solo uno».

Esa es la diferencia, como trabajadores de la luz no necesariamente enseñamos en realidad en base a lo que sabemos, si no en base a lo que actuamos. Pues nuestras acciones son las que en realidad enseñan.

En mi opinión estrictamente personal, un trabajador de la luz primero debe aprender a ser su propio maestro, a liberarse de sus propias sombras para poder ser otra vez luz. Y entonces todo se acomodará más fácilmente.

Lo que hay que tomar en cuenta es que los trabajadores de la luz tenemos un enorme miedo de nuestro propio poder, por que muchas veces en experiencias pasadas tuvimos trágicos desenlaces en el uso de nuestro poder. Hay muchos miedos en esta experiencia envueltos en ir sacando nuestro poder personal a la luz.

Hay que reconocer este miedo y darle su justa dimensión. El miedo es para que cuidemos no usar nuestro poder personal para otra cosa que servir al amor, pues de no ser así corremos el riesgo de sufrir desavenencias.

Es seguro ser luz, es tu esencia, el amor te cuida y te protege cuando vibras luminosamente.

Es importante mencionar que no estoy diciendo que el conocimiento no sea importante, pues es muy difícil irte a la practica sin conocimiento previo. El reto es encontrar un buen equilibrio en el saber y el hacer.

En ingles hay una frase que resume todo «walk your talk», que sería algo así como «se lo que dices».

Para servir al amor, hay que ser amor. Esa es para mi la principal tarea del trabajador de la luz. Cuando un trabajador sana, la energía que emana, sana al mundo también.

Te deseo que te permitas ser amor, a veces podrá ser complicado, pero en ti esta todo para siempre hacerlo posible.

El gran reto de los trabajadores de la luz.

Muy a pesar de las cualidades que siempre he tenido como trabajador de la luz, sobre todo la clarisensibilidad, siempre dude de que realmente tuviera esa cualidad. Y no fue hasta que empece a hacer lo necesario para creérmela, que esta cualidad y otras empezaron a funcionar adecuadamente.

Ahí esta el gran reto, confiar en nosotros. Por alguna razón en esta realidad dual, los trabajadores de la luz nacemos en circunstancias retadoras para nuestra autoestima. En mi casi particular, habiendo terminado con éxito un proceso terapéutico, siguiendo con ayuda de asesores y trabajando todos los días con consciencia, sigo teniendo episodios o tendencias a sentirme bajo de autoestima. Hasta donde me han dicho mis guías, esto tiene mucho que ver con nuestro origen, ya que no estamos acostumbrados a tener ego. Nuestra esencia es ser amor puro, entonces nos cuesta manejar todas las emociones que vienen en el paquete de esta realidad física.

Los trabajadores de la luz igual somos muy sensibles, y esta fuerte sensibilidad también nos hace sentir demasiado, lo que ocasiona que aveces absorbamos emociones que ni siquiera son nuestras. A me pasa mucho que siento lo que otros viven, y si es algo triste me tendía a deprimir, por una realidad que no es la mía directamente.

También otra frustración que me ha afectado bastante son los tiempos de co-creación. Los trabajadores de la luz, tenemos muy clara la calidad ilimitada de nuestro ser, y nos cuesta mucho trabajo el aceptar las reglas y los tiempos de esta vida física. Entonces por ejemplo, si queremos sanar a alguien y esto no ocurre de inmediato, tendemos a asumir que somos nosotros los que no funcionamos, cuando la realidad es que en el entorno material, hay tiempos diferentes al espiritual.

Hay que tomar en cuenta otra cosa importante, parte de esta experiencia implica cometer errores. Es decir nuestra perfección viene de ser imperfectos, y esto tiene una gran implicación en el sentido, que hay que equivocarse unas cuantas veces para poder dominar muchas cosas en esta vida, entre ellas nuestras habilidades psíquicas.

El equivocarse, cosa a la cual tampoco estamos acostumbrados, debe aprender a tomarse como un crecimiento que te hace mejor, y no algo que te dice que no sirves, lo cual viene del ego.

Y pareciera que solo hay dos caminos, valorarnos y honrar nuestro ser, para de esta manera permitir que nuestro potencial se libere, o quedarnos en un estado de sufrimiento derivado de renunciar a ser quien somos.

Ahí la importancia de verte al espejo y ver tu potencial, aceptar el riesgo que implica desarrollar tus habilidades y aprender a saber quien eres, por lo que hay adentro de ti y no por lo que el exterior opine.

Cuando yo logre ver con claridad quien soy, todo ha sido más fácil. Aun sigo aveces buscando la aceptación de los demás,

Aunque lo tengas del todo consiente, tienes acumulado una serie de ocasiones en donde haz manifestado tu poder de sanacion, ya sea a través de las palabras o de algo que haz hecho que te ha transformado a ti o a los demás.

Aunque aveces sufras, eres valiente.

En la realidad física, el sufrimiento es una cuestión que siempre esta presente. Y por más que hagas cosas para estar lo mejor posible, cosas que te pueden generar dolor, dependan o no de tí, eventualmente suceden.

Así es esta vida, y al aceptarla practicas el amor, que te ayuda a que todo fluya mejor.

Pero yo se, que tu sabes de tu poder, y que te sientes frustrado (a) cuando las cosas no salen adecuadamente, y de repente puedes sentir dolor o incluso tristeza. Y debes saber que es normal. Lo que debes de hacer es reconocer tu valentía. Al final dejaste un lugar en donde todo era amor incondicional, y decidiste venir a una realidad donde fluir en amor a veces puede ser retador, pero siempre posible.

Encontrarte con situaciones en donde cada individuo tiene una distinta vibración a la tuya, y ver que el enorme potencial amoroso que tienen y que utilizan, puede ser incomodo.

Vivir con emociones bajas, como el miedo, la culpa, la ira, el rencor, que no sabías de que se trataban, y que aveces aparecen sin que te des cuenta, puede ser desafiante. Pero has descubierto que la única respuesta es la misma de siempre, el amor.

Ahí es donde hay que empezar, en donde más lo necesitas. En amarte a ti mismo, quizás es algo que no necesitabas hacer en tu origen. Pero aquí es lo que te da el amor para ponerlo en todo. Y la mejor manera de ser amoroso contigo, es reconocerte esa valentía de estar aquí, dispuesto a ser amor aun cuando todo parecería ser adverso.

Eso es lo que en verdad te hace ser un trabajador de la luz, que tienes la capacidad de ser amor en todo momento y en todo lugar.

Al final esa es tu esencia, ¿o no?

El reto de vivir en una realidad dual.

Una de las cosas mas difíciles que he tenido y que aún me cuestan trabajo, son las referentes al “aterrizaje”. Ese preciso instante en que dejas de ser solo alma, y te conviertes en cuerpo en una realidad física. O cuando sabes que eres salud, pero te topas con un cuerpo que tiene un proceso y un tiempo para sanar.

Yo como gente que viene de las estrellas, y donde en su origen, los seres se comunican unos con otros a través de telepatía, la comunicación hablada es gran reto. Muchas veces siento una enorme frustración porque no adivinan mis pensamientos. Pero gracias a descubrir mi tenencia de origen, pude amarme y aceptarme, en lugar de ver esta necesidad de mejorar mi comunicación como una frustración, la convertir en un reto amoroso. Eso me permitió fluir, y mis habilidades de escritura se potenciaron.

Lo que he aprendido últimamente, es que justamente de eso se trata la vida, de como conducimos todo el potencial ilimitado de nuestras almas a través de conductos más estrechos de los de su capacidad total, por ejemplo el cuerpo. La única forma es el amor.

En mis meditaciones he descubierto que justamente por eso estoy aquí, se que soy amor, y también se con rotunda claridad como es el amor incondicional, pero ¿como puedo servir a un planeta de tercera dimensión sino he sentido lo que es estar en una realidad así?

Por ahí viene mi razón dual de estar aquí. Es fácil la teoría, porque esa ya la tengo en mi esencia, pero a mi ser le faltaba lo más importante, la practica. Si bien la realidad dual (positivo-negativo) es algo complicado para nosotros los trabajadores de la luz, también nos trae ese gran beneficio de enseñarnos y hacer crecer nuestro ser.

Cuando entendí eso me di cuenta que mi alma esta sana, pero solo a través de un enorme amor compasivo puedo sanar mi cuerpo. Ya que si me frustro y le reclamo por una recaída, seguramente lo lastimaré mas.

¿Cómo amar una realidad con reglas, con tiempos, con ciertas condiciones? Creo que todo se resume al amor, es la única forma, el único camino. Y creo que los que somos trabajadores de la luz, tenemos todo el poder de hacerlo.

Solo es cuestión de ir haciendo nuestro trabajo de limpieza y desintoxicación, para que podamos recobrar la pureza del poder que emana de nuestra alma. Esto suena muy bonito, pero no es fácil. La mayoría de los trabajadores de la luz, no estamos acostumbrados a manejar esa frustración, muchos no estamos acostumbrados a tener un cuerpo, y menos vivir en una realidad dual.

Pero estamos aquí, no por otra cosa, si no porque lo hemos elegido en algún momento en lo más alto de nuestro ser, y me queda claro que el universo no los hubiera permitido sino fuera por que tenemos la capacidad de tener éxito.

En la medida que aprendes a reconducir tu energía de amor, y fluyese con la realidad material, todo cobra sentido y se siente esa realidad amorosa de la cual venimos y a la cual vamos.

Sobre las canalizaciones de seres de luz.

angel-light
Hoy en día tengo ciertas rachas en donde hago canalizaciones de seres de luz, ángeles, arcángeles, maestros ascendidos, deidades, y es algo que aparentemente se me da con mucha naturalidad.

Pero me gusta aclarar algo, si bien creo que nací con el don de recibir mensajes divinos, he tenido que desintoxicarme y cambiar muchos de mis hábitos, además de hacer mucho trabajo personal sobre todo para poder aislar a mi ego, evitando de esa manera el ruido que me pudiera meter.

Lo mas interesante en todo esto es el proceso es que cuando tenemos un don espiritual (que existe en todos) muchas veces tendemos a forzar los resultados del mismo. Recuerdo que cuando empece a trabajar con los arcángeles, estaba muy atraído por contactar a Arcángel Ariel. Le rezaba, le pedía que me hablara, y hacia mucho esfuerzo para que esta comunicación se diera, y el resultado era nulo.

Y esto sucede por varias razones, la primera es porque cuando mas forzamos o perseguimos algo, generamos una energía de rechazo. ¿A quien le gusta que lo persigan o lo obliguen a algo? Las energías sutiles son muy sensibles a todo, y las de alta vibración como los arcángeles lo son especialmente cuando no hay energías amorosas. Por otra parte también está el miedo detrás, yo creía que si no lograba un contacto exitoso, significaba que no servía para eso, y entonces mi temor se activaba. Este cuadro generaba mucha presión en mi, lo cual bloquea o distorsiona las habilidades psíquicas. Todo esto se volvía un circulo vicioso.

Curiosamente, cuando deje de perseguir a arcángel Ariel, y empezó fluir sus mensajes a través mío. Incluso se generó un gran grado de confianza por el simple hecho de soltar y permitir que las cosas fluyeran en total libertad, es decir en amor. Y además todo ocurre en el tiempo perfecto, el cual muchas veces no es cuando queremos, sino cuando es el momento. Incluso arcángel Ariel me contó que era un hada que ascendió al reino de los arcángeles, un dato muy interesante y que considero intimo. Pero esto se dio, porque permití que las cosas fluyan y tuve la paciencia para dejar que así fuera.

Hoy en día simplemente flujo, aveces me llegan cosas, y aveces no. Y eso esta perfecto. Yo en todo el momento me pongo en disposición del universo para que si es el momento y soy el adecuado, pueda yo ser canal.

Lo importante para los trabajadores de la luz, es ser consientes de cual es tu don o tus dones, y dejarlos fluir, tratándolos con mucho amor, para desatar su máximo potencial. Eso también te relaja y permite que las cosas se den.

Pide ayuda divina, y pon tus dones a disposición de universo. Al ser dones de amor, funcionan al máximo cuando los enfocas al servicio.